(+593) 232 86 970
Universitarios españoles siguen los pasos de Francisco de Orellana para conocer el pasado, presente y futuro del Ecuador
20 Sep, 2022

Hace 481 años Francisco de Orellana emprende una travesía desde Quito hacia las selvas amazónicas; para encontrarse con un tesoro reflejado en los paisajes mágicos y la extensa biodiversidad de los territorios recorridos. Sobre esos mismos pasos, 20 estudiantes y dos profesores de la Universidad de Navarra (UNAV) empiezan un viaje de 10 intensos días a través de una ruta que inicia en las alturas de la capital ecuatoriana, atraviesa la cordillera y sus páramos, y recorre las corrientes de los ríos que nacen en los Andes hasta perderse de vista en la infinita llanura de verde eterno. La expedición fue diseñada y guiada por el docente-investigador de la Universidad Indoamérica, el Dr. Ibon Tobes, con el fin de mostrar la rica diversidad natural y cultural del Ecuador; al tiempo que visibiliza los conflictos socioambientales y los retos de gobernanza a los que se enfrenta el país en la actualidad.

Este viaje es una pieza clave en la formación académica de los estudiantes del Grado de Ciencias Ambientales de la Universidad de Navarra, reconocida por Times Higher Education en 2019 como la tercera mejor universidad de Europa por su calidad docente1. Su carrera está vertebrada en torno al Programa Paisajes (Environment and Landscapes Program), compuesto por salidas de campo locales y nacionales, además de cuatro salidas internacionales, una por cada curso, que les permiten abrir sus horizontes académicos y vitales. Por ello, el aprendizaje está basado en casos reales que son visitados junto a varios docentes de varias disciplinas, lo que ayuda a integrar conocimientos y a estrechar lazos gracias a la cercana convivencia entre alumnos y profesores. El Ecuador se convirtió en el destino estrella de este Programa Paisajes en 2018, con la Universidad Indoamérica como anfitriona, y retoma su fuerza en el año 2022 tras su interrupción en el contexto pandémico.

El trayecto inicia en el corazón del Ecuador, paseando por siglos de historia del Quito colonial. Avanza hacia el reloj solar del Quitsato, donde se enfatiza la importancia del conocimiento astronómico de las culturas precolombinas y las peculiaridades de vivir en la mitad del mundo. Continúa hacia Guachalá, la hacienda más antigua del país, cuyas paredes guardan la memoria de encomiendas, huasipungos, científicos, revolucionarios y presidentes de la nación. Llega a las nubes y los hielos perpetuos del Parque Nacional Antisana, y transita por los páramos que calman la sed de la capital. Desciende por las escarpadas faldas de la cordillera oriental hasta llegar a la comunidad Kofán de Dureno, donde el conocimiento ancestral habita una ciudad del milenio. Destapa la herida abierta por Texaco que todavía contamina los paisajes y las gentes de Sucumbíos a través de un Toxic Tour. Se adentra en la selva del Cuyabeno y navega por sus ríos, lagunas y bosques inundados, junto con los Siona que custodian este territorio y que todavía viven en armonía con su entorno. Regresa por la cordillera oriental y occidental hasta llegar a los bosques nublados y desbordantes de vida de la reserva Bellavista, en el Noroccidente de Quito. Se aproxima a los procesos de organización comunitaria en la Mancomunidad del Chocó Andino y sus acciones de defensa del estilo de vida campesino frente a la minería. Finalmente, de vuelta en Quito, visualiza uno de los ejemplos más exitosos de conservación de anfibios del mundo, el Centro Jambatu.

Los estudiantes y profesores compartieron su experiencia al final del viaje, como Esther Lasheras, profesora de la UNAV, quien manifestó que “Nos sentimos realmente afortunados de haber podido realizar este viaje y haber podido conocer un país fascinante como el Ecuador. En palabras de Paula Ruíz del Coro, una de las estudiantes, “Ha sido una experiencia maravillosa, ya que en nuestro país no encontramos esta magnífica biodiversidad”

Este amplio recorrido queda marcado en los estudiantes, quienes dan testimonio del fortunio de conocer la biodiversidad y los ecosistemas del Ecuador en contraste con otras zonas que han podido conocer en el mundo, así como descubrir su vinculación comunitaria, social y política que reescriben el trayecto de Orellana siglos más tarde. Esta experiencia se ha inmortalizado a través de la recopilación de contenidos audiovisuales recogidos y producidos por el M.Sc. Santiago Uribe, con una proyección a generar un documental; al tiempo que promociona el presente viaje de formación académica vivencial ofertado por la Universidad Indoamérica para estudiantes e instituciones interesadas a nivel nacional e internacional.

Noticias relacionadas